‘Barreiros fue el origen del sector de la automoción en España’, Mariluz Barreiros

Mariluz Barreiros, hija de Eduardo Barreiros, creó la Fundación que lleva el nombre de su padre en 1997 como recuerdo a la figura de Eduardo Barreiros, sus hermanos Valeriano, Graciliano y Celso y del excelente equipo de colaborares que formaron parte de la gran Barreiros Diesel. El grupo Barreiros se convirtió en el proyecto privado industrial más importante de España.

¿Podría describir la figura de su padre, Eduardo Barreiros? ¿Qué destacaría de su personalidad?Eduardo Barreiros fue un hombre hecho a sí mismo, que apenas tuvo la oportunidad de ir a la escuela. Fue un hombre extraordinario en todos los sentidos, un emprendedor y un pionero dotado de una enorme inteligencia natural y un superdotado para la mecánica.

Mi padre decía en unos textos manuscritos: ‘Desde muy joven, he tenido una gran ambición: el deseo de crear y producir han sido el motor de mis actividades.’ Fue un trabajador incansable, con tesón y valentía para asumir riesgos siempre. También hay que destacar su humanidad, tenía un gran corazón, y su generosidad. Mi padre, Eduardo Barreiros, fue pionero y un avanzado de su tiempo.

Eduardo Barreiros fue uno de los “emprendedores” con más éxito de España, ¿Cree que se le ha reconocido lo suficiente?
Sí lo es para la gente de su generación, Barreiros y la marca Barreiros Diesel fue un mito; fue la empresa modelo de los años 50 y 60. Desgraciadamente es más desconocido para las nuevas generaciones, pero esperamos, con ilusión, que las actividades que llevamos a cabo desde la Fundación Eduardo Barreiros -que creamos hace once años como homenaje a su persona- contribuyan a dar a conocer a los más jóvenes su vida y su obra y, también, con el objetivo de recuperar el recuerdo de lo que supuso Barreiros, que contribuyó, de forma destacada, a la motorización y a la industrialización de nuestro país. Se pasó de arar los campos con mula al tractor. Barreiros fue el origen del importante sector de la industria de automoción que hoy existe en España, contribuyendo en aquellos años 50 y 60 a crear una clase media en España.

Usted creó en 1997 la Fundación Eduardo Barreiros, ¿Qué le llevó a dar ese paso? ¿Cuáles son los objetivos principales de la Fundación? ¿Qué tipo de acciones se llevan a cabo desde la Fundación para dar a conocer la figura de Don Eduardo Barreiros?
Creamos la Fundación Eduardo Barreiros hace ya más de once años como recuerdo a la figura de mi padre, Eduardo Barreiros, de sus hermanos Valeriano, Graciliano y Celso y del excelente equipo de colaboradores que trabajaron en Barreiros Diesel, que lograron crear y llevar a cabo el que fue el proyecto privado industrial más importante en nuestro país, y fue el origen -cuando apenas en nuestro país se fabricaba un tornillo- de la industria automotriz que actualmente existe hoy en España.

Nuestro objetivo es que siga vivo su recuerdo y el de la gran empresa que fue Barreiros Diesel, que partiendo casi de nada, reinvirtiendo año tras año sus beneficios, dio empleo directo a 20.000 personas e indirecto a casi 100.000, y que exportaba sus productos, ya en los años 60, a más de 27 países. Y también el de otras importantes actividades que Eduardo Barreiros llevó a cabo en diferentes campos a lo largo de su intensa vida de trabajo. Para el cumplimiento de los objetivos de nuestra Fundación, nos hemos centrado en cuatro campos; el mundo de la cultura, el mundo empresarial, el campo social, el mundo académico o conferencias internacionales.

Actualmente, el Museo Eduardo Barreiros se encuentra en Valdemorillo, pero, ¿Cuándo abrirá sus puertas en su nueva ubicación? ¿Qué puede decirnos de este nuevo enclave?

En 1998 se inauguró el Museo Eduardo Barreiros, en Valdemorillo (Madrid). Dentro de los museos de tecnología es una muestra especializada, la primera dedicada en España a una figura relevante en el mundo de la automoción. El Museo tiene un espacio expositivo de 800 metros cuadrados, en el que se exhibe una colección permanente, y cuenta asimismo con un importante fondo documental. Se exhiben: una Maqueta de la Fábrica de Villaverde con las instalaciones de las factorías desde 1952 a 1970 y diferentes vehículos y motores, todos ellos fabricados en Barreiros, como el prototipo del camión militar todoterreno ‘El Abuelo’ un autocar AEC2900; un camión Saeta 75; los tractores Hanomag Barreiros R350 y R400; un Dodge Dart 270 1964 y los Simca 1000 GLE 1965 y 1000 GLS 1969, entre otros; diplomas y condecoraciones; el despacho de Eduardo Barreiros y unos paneles explicativos de su biografía, de la producción de los diferentes vehículos, de sus exportaciones y de reportajes de prensa. La construcción del Museo de Automoción Barreiros, en el Km. 25 de la carretera de Madrid a Toledo, ya ha empezado y van a ir a todo ritmo, según la forma de ser y de actuar del empresario que las está realizando: Luis Miguel Rodríguez, propietario del Centro CAT Desaguaces La Torre, emprendedor, trabajador incansable y pionero. El Museo va a tener 37.000 metros cuadrados, que lo convertirán en uno de los museos más grandes de Europa, y se construye sobre una superficie de terreno de 90.000 metros.

El proyecto de los arquitectos Mansilla y Tuñón es una maravilla a la vez que original. La fachada, en forma de cilindro, está recubierta de coches prensados, lo que supone algo excepcional: convertir la chatarra en una joya. La utilización de coches prensados o sillares metálicos como material para la fachada del Museo indica, aparte de una actitud participativa frente al proceso de reciclado, una defensa de la mejora del medio ambiente y el desarrollo sostenible.

La industria del automóvil ha cambiado mucho en la actualidad, ¿Qué opinión cree que tendría su padre, Don Eduardo Barreiros, sobre esta etapa?
Es difícil pensar que haría Eduardo Barreiros en el presente; él es hijo de una época y en la misma trató de adaptarse a un entorno que no le era fácil. De todas formas, en la Europa comunitaria es muy importante la globalización y la aventura de la innovación. En este sentido Eduardo Barreiros habría visto la necesidad de dar importancia a tener su propia generación de conocimiento, apoyando los departamentos de investigación y desarrollo para competir en el mercado con sus propias reglas. Y de abrir mercados externos, no solo a nivel nacional, sino en el entorno mundial, por ejemplo China o India, donde seguro habría establecido acuerdos.

Eduardo Barreiros tuvo una larga trayectoria, pero usted, ¿Con qué etapa se quedaría?
Yo no sabría quedarme con una sola etapa, porque todas ellas son eslabones de una misma cadena y consecuencia cada una de ellas de la anterior. Como es el progreso. De todas maneras, como hija que le quiere y le admira, me quedo con todas.

¿Cuál cree que fue la mayor satisfacción para su padre?
Crear y desarrollar Barreiros Diesel, en el plano laboral y en el personal, la familia.
Para mi padre la mayor satisfacción fue siempre crear y ser útil; crear riqueza y puestos de trabajo. Y, por supuesto, el trabajo bien hecho.

Aunque para los aficionados al automovilismo Eduardo Barreiros es un ejemplo a seguir, para otros es un gran desconocido, ¿Cómo cree que se podría llegar a esas personas?
Eso es lo que intentamos desde la Fundación Eduardo Barreiros, a través de las actividades que realizamos, tratando de preservar su memoria y de difundir al máximo su obra como industrial y como empresario, y teniendo muy en cuenta a las generaciones más jóvenes, a las que puede servir de ejemplo y de estímulo, por lo que estamos presentes en las redes sociales.

En la actualidad todavía se pueden ver tractores y camiones Barreiros a pleno rendimiento, ¿Cuáles cree que son los factores que han hecho posible que estas unidades aún se conserven en perfectas facultades?
Así es. Es una gran satisfacción ver después de tantos años algunos camiones y tractores por las carreteras y campos de las distintas provincias españolas. La razón es que se trataba de fabricaciones muy robustas, impulsadas por motores de gran rendimiento y muy sólidos. Como ejemplo, podría contar que la mayoría de los taxistas de Madrid en los años 60 estaban orgullosos de sus motores Barreiros y decían “¡600.000 kilómetros y sin levantar el capó!”

Eduardo Barreiros se ha movido siempre por la pasión que le ponía a todo lo que hacía, ¿Puede ser esto uno de los motivos de su éxito?
La pasión, la perseverancia, el tesón, la imaginación, la ambición de crear riqueza para su País, a base de arriesgar y de innovar y trabajando más de catorce horas al día.

Obras del nuevo Museo de la Automoción

Relacionado

0

La regularidad vuelve a Alcarrás en la segunda cita de las BMW Classic Series

0

José Vicente nos abre las puertas de su taller en Quintanar de la Sierra

0

‘Barreiros fue el origen del sector de la automoción en España’, Mariluz Barreiros

Actualidad

0

“El Motor & Sports Institute es un templo para el automovilismo deportivo”, Teo Martin

0

¡Retromóvil vuelve a Madrid!

0

Espíritu del Jarama 2017, un ‘trocito’ de historia llega a Madrid

Suscríbete. Recibe nuestras noticias en tu mail

Deja un comentario

Síguenos en nuestras redes sociales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies