BMW, 100 años de la historia del placer de conducir

El pasado 7 de marzo, BMW cumplió un siglo de historia. Un centenario marcado por el placer de conducir. Durante su historia, han sido numerosos los vehículos que han levantado grandes pasiones entre sus usuarios. Tanto es así, que años después, uno de los más emblemáticos, el BMW E30, se ha convertido en objeto de deseo por parte de los aficionados a la marca bávara. ¿Quieres saber cómo han sido los 100 años de historia de BMW?

BMW son las siglas de Bayerische Motoren Werke (fábricas bávaras de motores) y se ha erigido como un fabricante alemán de automóviles deportivos de lujo y motocicletas. Sus inicios, desde 1916, pasaron como fabricante de motores aeronáuticos con sede en el norte Múnich.

En 1917, la marca bávara creó su popular logotipo. Este icono representa la bandera del Estado Libre de Baviera y simboliza una hélice en movimiento sobre un cielo azul.

bmw-logo

El único producto de la marca bávara hasta 1919 fueron los motores de avión. Una vez acabada la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles prohibió a la marca fabricar motores de aviones durante cinco años. Durante esa etapa, la marca alemana se dedicó a desarrollar maquinaria agrícola. Max Friz, creador del motor de seis cilindros en línea para los aviones de la marca, y anterior creador del motor que le dio la victoria Mercedes-Benz en el Gran Premio de Francia en 1914. En 1919, BMW fue vendida a una compañía que se dedicaba a crear frenos de tren, tras esta pérdida, en 1923 fue recuperada por uno de los empresarios originarios de la marca y apostaron por las motocicletas, en concreto la R32. Una motocicleta que marcó el estandar de la marca en este ámbito.

BMW deseaba entrar en el mundo de los automóviles sin tener que competir con Daimler o Mercedes-Benz y apostó por un vehículo pequeño y fue en 1929 cuando BMW produce su primer automóvil en serie, concretamente en Eisenach. El modelo se denominó 3/15 PS o DA 2 y estaba bajo la licencia de Austin Seven y habiendo comprado la empresa  Automobilwerk Eisenach. Alcanzaba una velocidad máxima de 75 km/hora pero tuvo una muy buena acogida entre los usuarios.

En 1933, BMW se retiró del acuerdo con Austin Seven para fabricar la versión alemana del Austin Siete. Sin embargo, durante el primer año del régimen nazi, lanzó su sedán 303. El BMW 303 es el primer vehículo que monta la característica parrilla de doble riñón. Hoy en día, identificamos a la marca alemana por este rasgo distintivo, pero en 1933, su función era ‘tapar’ el radiador. Además, es el primer coche de BMW que monta un motor de seis cilindros en línea. Se puede decir que es el abuelo de todos los BMW que montan este tipo de propulsores.

Este revolucionario vehículo sorprendió a los visitantes del Salón del Automóvil de Berlín en febrero de 1933, tanto por la estabilidad de marcha del vehículo como por su construcción de chasis simple con dos vigas con diferentes secciones transversales en vez del pesado bastidor en U, lo que le convirtió en uno de los vehículos más seguros del mundo.

Desde el punto de vista político, los coches no eran tan importantes como los motores de avión, pero el desarrollo de la industria automotriz de la marca alemana fue muy rápido. En 1935 lanzó al mercado el BMW 326 Cabriolet, del que se llegaron a producir 16.000 unidades. El chasis construido con largueros perimetrales permitía que la carrocería no fuera alta al permitir colocar los asientos dentro del perímetro. Este modelo también hizo las delicias de los visitantes de la Feria del Automóvil de Berlín de 1936.

Este modelo ofrecía frenos hidráulicos, barra de torsión en la suspensión trasera, nuevo sistema de suspensión delantera independiente y una fuerte estructura que reemplazaba a los chasis utilizados hasta la fecha. Alcanzaba los 112km/hora.

El BMW 320 y el BMW 321 fueron versiones más cortas que el BMW 326. Tenían una característica combinación de motores y carrocería. Antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, la marca bávara fabricó el BMW 327, una versión amplia y lujosa. El BMW 328 pronto llegó y tenía cabezas de cilindro de alumina y provenía del BMW 315. Tenía una variedad de cajas de cambio y rines de perno, según el uso que se le fuera dar al vehículo. Alcanzaba los 134 km/hora y tenía un chasis tubular. Se convirtió en un punto de partida en el mundo de la competición. En 1940 participó en la Mille Miglia. Eran muchos los detalles que distinguían a ambos modelos y satisfacían casi cualquier gusto.

Compañías como BMW tuvieron que formar parte en 1939 de proyectos militares, aunque gran parte de sus fundiciones se dedicaron a la construcción de material militar, aún quedaba acero para la fabricación de automóviles. El BMW 335 apareció en 1938 y se alzó como sucesor del BMW 326. Solo se fabricaron 400 unidades. Durante la Segunda Guerra Mundial, la planta de Múnich fue bombardeada contínuamente. Algunas fuentes aseguran que una de las plantas de la marca bávara fue atacada con 12.000 bombas. Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, la planta creó utensilios de cocina hechos con chatarra de aluminio y regresó a sus orígenes: la motocicleta.

Pasarían 10 años hasta que se le permitiera a BMW reconstruir su planta de motores de aviones. Las motos fueron el pilar de la recuperación de la marca. El Deutche Bank apoyó el resurgir de la marca bávara, aunque todavía no estuviera preparada para lanzar un vehículo de posguerra.

Algunos entusiastas de la automoción desarrollaron la línea BMW Veritas. Esta línea se desarrolló utilizando como base el BMW 328. Se puede decir que esta ‘gama’ evocaba la gama de los BMW de carreras de antes de la Guerra. Durante 1940  y principios de  1950 se crearon vehículos de calle y de competición bajo esta línea.

Durante 1950, su creador volvió a colaborar en el regreso de la compañía a la fabricación de automóviles. Los BMW Veritas son un valioso automóvil de coleccionismo, ya que sobrevivieron muy pocas unidades. Las condiciones de vida habían cambiado y se realizó un prototipo que fue descartado y se apostó por el lujo que caracterizaba a la marca antes de la Guerra.

En abril de 1951, se presentó su nuevo modelo de lujo, pero no se contaba con los recursos para fabricar el modelo en serie e invirtió en su fundición de acero y se apostó por las nuevas tecnologías de la posguerra. Mientras se construía de nuevo la fundición, se contrató a la compañía de carrocerías Baur, para la construcción del chasis del nuevo modelo. Era una variación del BMW 326 de los años 30 y pasarían 18 meses en terminar el vehículo. Montaba el motor de dos litros y seis cilindros. Era imposible montar un motor nuevo. Nadie esperaba un gran rendimiento, pero BMW veía el motor como algo temporal. Los ingenieros ya pensaban en un V8 de 3,2 litros y un rendimiento que duplicaba a los seis cilindros.

Si la decisión del coche de lujo no era la adecuada, se podría ver en la ruina. El nuevo vehículo se denominó BMW 501 y salió de la planta en 1952. Tenía unas líneas ondulantes que al principio salían de Baur, posteriormente, se encargó BMW de ellas. El precio rondaba los 15.000 marcos alemanes, a muchos alemanes no les gustaba el ‘angel barroco’ pensaban que era obeso y se parecía a los modelos de Austin. También recibió críticas por el motor ‘anticuado’. Los clientes fueron comprando poco a poco de la línea de producción y tuvo una buena aceptación.

La velocidad máxima era algo más de 132 km/ hora pero tardaba 30 segundos en alcanzar los 96km/hora. Durante el tiempo que el modelo estuvo a la venta se le añadió un sistema eléctrico de 12V, un carburador de doble cuerpo, una caja de cambios ZF y un árbol de levas nuevo. Aumentó la velocidad pero la calidad empeoró. Hubo que realizar bastantes reparaciones durante el tiempo de garantía.

El cambio llegó con el V8  y el BMW 502 sustituyó al BMW 501. Desarrollaba 95 Cv de potencia pero no se dejó de aumentar el rendimiento. Era un coche de lujo que podría alcanzar los 160 km/hora. Las ventas aumentaron y en 1955 lanzaron dos nuevos modelos que devolvieron a la marca a la posición alcanzada antes de la Guerra.

En 1955 lanzó el deportivo BMW 503. Tenía una velocidad máxima de 188 km/hora pero, no tuvo una gran aceptación. Posteriormente, el BMW 507 fue uno de los modelos más esperados de posguerra. La apuesta por el lujo no estaba dando grandes beneficios. Comprar un coche dejaba de ser un sueño. Un coche pequeño era una opción realista ante el auge del transporte público alemán.

Lanzó al mercado el BMW Isetta, una línea que fue conocida como coches burbuja. Este modelo no fue exclusivo de la marca bávara, ya que lo fabricó bajo licencia del consorcio italiano ISO.

Se vendieron más de 160.000 unidades. Este pequeño coche ayudó a la marca a sobrevivir y dio el empujón para que la marca fabricará la nueva serie 700. En 1959 nace esta nueva serie que estará vigente hasta 1965. Era más grande que el Isetta y llamó la atención de los usuarios. El motor desarrollaba 30CV y el rendimiento era muy bueno. Fue muy importante y pronto se dieron cuenta que necesitaban un coche intermedio. Este mismo año, algunos miembros presionaban por aceptar la oferta de Daimler pero los concesionarios se resistieron.

El éxito de la serie 700 dio tiempo a BMW a apostar por su nuevo coche que constituiría la base de la marca: el BMW 1500. En 1961 se exhibió en el Salón del Automóvil de Frankfurt. Aunque no estaba preparado para su producción en serie se quiso mostrar para testar el mercado. Se le añadió los riñones clásicos de la marca. Se sacó una serie preliminar en febrero de 1962 pero su producción en serie no arrancaría hasta octubre de ese mismo año. Fue un nuevo comienzo para la marca. Ofrecía un rendimiento muy óptimo. Otro de los aspectos importantes fue el final de la competencia entre BMW y Mercedes-Benz y estableció el patrón del BMW moderno.

Costaba la mitad del precio del BMW 502. La clase media ya tenía el coche que salvaría a la compañía. En vista del éxito, la marca dejó de fabricar sus modelos más antiguos. El motor del BMW 1500 podría ser llevado hasta el 1,8 y al 2,0. Lo que daría lugar al BMW 1800 y al BMW 2000. Los ingenieros interesados por la competición desarrollaron la versión ti.

A comienzos de 1970 salieron nuevas versiones para satisfacer las exigencias del mercado. Una de las variaciones más importantes fueron las dos puertas o versiones coupé. Es el caso del BMW 1802 que tuvo una gran acogida en el alto rendimiento. La versión BMW 2000 salió al mercado en 1966 y cambiaron el concepto de coche deportivo. En 1969, salió al mercado el BMW 2000 tii con inyección directa y una velocidad máxima de 184km/hora. La versión coupé, el BMW 2002 ti en 1968 y se convirtió en un ídolo. Las versiones americanas no tenían el empuje de las alemanas que estaban menos limitadas.

Aunque la línea que salvó a la marca tenía cuatro cilindros, la marca no olvidaba a sus clásicos motores de seis cilindros, por este motivo, desarrolló su BMW 2500. Este periodo fue de crecimiento en BMW. Los BMW 2800 y BMW 3.0 se constituyen como los modelos más atractivos. En 1971, se lanzó al mercado la versión BMW 3.0 CS. Con este modelo, la compañía luchaba por alcanzar, de nuevo, el sector del lujo.

Con el éxito, pudo volver a los principios de excelencia y alto rendimiento. En Múnich construyó su edificio que representaban los cuatro cilindros. Desde su posición en 1970 pudo ver las máquinas que habían levantado a la marca bávara.

El año 1972 fue un año clave para BMW. Por un lado el BMW 1602 fue vehículo oficial de los Juegos Olímpicos de Múnich, funda BMW Motorsport, una división deportiva que afina y perfecciona los vehículos para la más dura competición y establece la ‘Nueva Clase’.

En 1976, BMW Motorsport desarrolla la primera escuela de conducción, lo que hoy conocemos como BMW Driving Experience. El primer curso se desarrolló en abril de 1977.

BMW M1

Este impresionante deportivo fue el rsultado de un acuerdo entre BMW y Lamborghini con el objetivo de construir un coche de carreras homologable. Se vendió desde 1978 a 1981 y fue el primer y único BMW con motor central trasero. Equipa un montor M88/1 de seis cilindros en línea con doble árbol de levas a la cabeza de 3,5 litros. El propulsor contaba con seis mariposas de admisión, cuatro válvulas por cilindro y 273 CV que alcanzaban los 260km/hora.

La carrocería fue diseñada por Giorgetto Giugiaro, inspirándose en el prototipo BMW Turbo de 1972. Aunque BMW dejó en manos de Lamborghini los detalles del chasis, pero la situación financiera del fabricante italiano hizo que BMW tomara las riendas. Se construyeron 456 unidades  y es uno de los modelos más raros de la marca alemana.

BMW quiso hacer una clasificación de sus modelos según el tarjet de posibles usuarios y/o clientes. En un primer momento se hizo una distinción entre Serie 3, Serie 5 y Serie 7. En la que la Serie 3 eran coches de clase media, la Serie 5 clase media/alta y la Serie 7 clase alta. Esta división, hoy en día ha variado mucho ya que la marca ha lanzado nuevos modelos que se encajan en otros segmentos como son la Serie 1. la Serie 2. la Serie 4, la Serie 6 y la Serie 8.

Segmento D

Es el año 1975 cuando la marca alemana lanza al mercado el popular E21 y comienza así el desarrollo de la nueva Serie 3. El objetivo de este modelo sería reemplazar a los modelos de los años anteriores. En un primer momento, no tuvo un gran impacto en la sociedad, pero pronto supo hacerse con todas las miradas. El BMW E21 se lo puso muy difícil a sus sucesores.

En este segmento, BMW vuelve a contar con la ayuda de la compañía Baur para la construcción de algunas series limitadas en el BMW E21 y en el BMW E30.

Según su cilindrada podían montar un motor M10 (cuatro cilindros) o un M20 (seis cilindros en línea).

El BMW E21 se produce hasta 1982, año en el que sale de la línea de producción el BMW E30, uno de los vehículos más adorados por parte de los aficionados a la marca y a la automoción en general. Este modelo fue el primero que contó con una versión producida por Motorsport; el legendario BMW M3. Aquí puedes leer el BMW M3 cumple 30 años.

El BMW E30 también equipaba motores M10 y M20, en un principio. Posteriormente, el M10 evolucionó, durante los últimos años, y pasó a denominarse M40 y M42 (versión de ocho y dieciséis válvulas). La motorización de 16V se constituyó como el primer BMW de serie que cuenta con cuatro válvulas por cilindro, como su hermano mayor el BMW M3 E30 que monta el mítico propulsor S14.

Además, el BMW E30 fue un modelo revolucionario en muchos aspectos. Se alzó como el primer 4×4 de la marca,  fue la primera ‘ranchera’ de BMW y equipó el primer motor diésel de la Serie 3.

Su producción acabó en 1992, aunque las versiones cabrio se siguieron fabricando hasta 1994. Su digno sucesor fue el BMW E36 que estuvo vigente hasta 1999. La marca alemana innovó notablemente en el diseño de este modelo. El E36 Compact era una versión coupé. Además, este modelo destaca por la modificación M36/7 en el BMW Z3 y para el diseño coupé se desarrolló la carrocería E36/8.

Esta carrocería de la Serie 3 que engloba hasta 1999 está considerada como uno de los mejores diseños de BMW, aunque ya haya cumplido los 20 años. Algunos de sus motores, incorporan la tecnología VANOS.

Johnny Cecotto fue uno de los pilotos que estuvieron al volante del BMW M3 E36. Esta caja tuvo versiones limitadas como el BMW M3 E36 GT  o el no tan conocido BMW M3 E36 CSL.

En el año 1998, el BMW E46 se convierte en la cuarta generación de la Serie 3 de BMW. En su primer año, únicamente se ofrecía la versión sedán o saloon. En el año 2000 llegaron las versiones touring y coupé. Un año más tarde, salió la versión Compact y la versión M3 que equipaba el mítico propulsor S54 B32 que marcó un hito en el mundo de la competición, ya que se alzó con el título a mejor motor de producción de tres a cuatros litros entre 2001 y 2006.

Algunas de sus versiones limitadas pasan por el BMW M3 E46 GTR o el BMW M3 E46 CSL.

Debido al lanzamiento de la Serie 1 de BMW, el BMW E46 Compact se dejó de fabricar en 2004.

Esta versión se fabricó hasta 2006, aunque su sucesor, el E90 comenzaría su andadura durante el año 2005. La carrocería del E46 alcanzó, en 2002, su récord de venta. Se comercializaron más de 561.249 unidades. A la carrocería E46, la suceden la E90 con todas sus versiones incluida la correspondiente al BMW M3 GTS y posteriormente todas las de la caja F30.

Segmento E

Es en 1983 cuando BMW presenta su primer motor diésel en el BMW 524td con seis cilindros en línea y 115Cv. Se denominó BMW E28 y destacaba su diseño de ‘Shark noise’, es decir , un frontal más agresivo y puntiagudo que recordaba la nariz de un tiburón. Los modelos del Segmento E son más grandes y pesados que los pertenecientes a la Serie 3.

 

Su sucesor fue el BMW E34. Tiene un diseño muy similar al BMW E30 y es el último modelo de la Serie 5 que equipa el doble faro separado.

Además de estas dos versiones, la Serie 5 está compuesta por el BMW E39, la versión Motorsport de esta versión, fue la primera en montar un motor V8, el BMW E60 y el BMW F10.

Segmento F

Se podría decir que este segmento se refiere a la Serie 7 de BMW. Concretamente, en 1987, el BMW 750i se convirtió en el primer modelo de doce cilindros que sale de una línea de producción en Alemania desde el final de la guerra. Esta serie está formada por los modelos E23, E32, E38, E65 (y derivados) y F01 (y derivados).

Década de los 90

A partir de julio de 1990, BMW se une con Rolls-Royce para establecer la venta y construcción de turbinas de avión. Es en 1993, cuando la división de competición de BMW pasa a llamarse BMW M en vez de BMW Motorsport. Además, durante 1994, BMW toma el control de la British Rover Group que incluye Rover, MG, MINI y Land Rover. Este mismo año, se establece el BMW Group mobile Tradition que a partir de 2008 será la responsable de la historia de producto como BMW Classic.

En 1999, en el Salón de Detroit presenta el BMW X5 un SUV de la marca que cuenta con las versiones E53 y E70.

Años 2000

Es en mayo de 2000 cuando la marca bávara vende Rover Group, sin MINI y Land Rover, a Phoenix Venture y dos semanas después, Ford toma el control de Land Rover. Es en 2001 cuando el primer MINI sale de la cadena de montaje de Oxford. En 2003, BMW y Rolls-Royce lancan el Rolls-Royce Phantom. En 2004, BMW se adentra en el segmento compacto con la Serie 1 de BMW.

En 2011, nace BMW i, una submarca que incluye coches eléctricos e innovadores como el BMW i3 o el BMW i8. En 2012, tras 18 años, BMW vuelve a la German Touring Car Master, DTM, y gana tres títulos.

El 7 de marzo de 2016, BMW cumple 100 años y presenta el BMW Vision Next.

¿Qué depararán los próximos 100 años?

Mercedes-Benz no ha querido perderse la oportunidad de felicitar a la marca bávara en uno de sus días más especiales. En la felicitación se puede leer “Gracias por 100 años de competición, los 30 anteriores fueron muy aburridos”

 

Happy 100th birthday, @bmw! Here’s to another 100 years of competition. #Mercedes #mercedesbenz #BMW #competition #100years #happybirthday

Un vídeo publicado por Mercedes-Benz (@mercedesbenz) el

 

2 comentarios

Deja un comentario

Síguenos en nuestras redes sociales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies