Classicauto 2017 reaviva la pasión por los clásicos

Classicauto 2017 reaviva la pasión por los clásicos

La octava edición de Classicauto, el Salón Internacional del Vehículo Clásico, que se celebró en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo del 24 al 26 de febrero, confirmó que la pasión por el clásico en España continúa imparable y que, lejos de anclarse, persiste en su renovación generacional.

ClassicAuto 2017  ha recibido la visita de 40.000 personas que tuvieron la posibilidad de diseccionar las propuestas que mostraban los cerca de 300 expositores que concurrieron este año.

La organización de ClassicAuto Madrid pulsó la opinión de los aficionados sobre el evento a través de la encuesta que realizó entre los visitantes. De la misma, se extraen algunos datos que nos permiten valorar la propuesta expositiva, el interés de la visita y el perfil del visitante: el 70 por ciento de las personas que acuden al Salón tiene entre 30 y 49 años; el 62 por ciento visita el evento con interés en comprar producto en exposición; un 60 por ciento declara poseer un vehículo clásico; y, mientras un 52 por ciento prefiere restaurar ellos mismos el vehículo, un 48 por ciento se declara partidario de adquirirlo ya restaurado.

Tan solo un 2,5 por ciento revela no estar satisfecho con esta edición de ClassicAuto Madrid; y un 79 por ciento de los encuestados califica de buena la calidad de la exposición mientras que un 1 por ciento considera que ésta era mala. Finalmente, el 70 por ciento destaca como bueno o excelente el programa de actividades planteado en esta edición.

Classicauto 2017, así fue

ClassicAuto 2017 dedicó especial atención al vehículo popular y al deporte del motor. El Seat 600 fue uno de los protagonistas de esta edición, por ser el motor evocador de recuerdos de muchos de los visitantes. La firma de Martorell presentó una exposición con cuatro modelos que representaban momentos importantes en el proceso de producción de este popular automóvil que se extendió entre 1957 y 1973.

Así se pudieron ver ejemplares de las series N (la primera), D (descapotable), E (1970) y L (la última generación). Seat completó su presencia con una exposición conmemorativa del Rallye de Montecarlo de 1977, prueba en la que dos 124 1800 grupo 4 se clasificaron en tercer y cuarto puestos absolutos, lo que representó el primer gran resultado de un equipo español en los rallyes internacionales.

Pudimos admirar uno de estos deportivos, el de Cañellas y Ferrater, junto a un 1430 y un 127, ambos, también, participantes en esta prueba hace 40 años.

Los clásicos, una pasión en alza

Abarth concurrió este año por primera vez al Salón de Clásicos de Madrid y lo hizo con una apuesta netamente deportiva, el 124 Spider, que enfrentó en versión clásica y moderna. Además, se rodeó de diversas unidades que avalan su trayectoria histórica en el mundo de los rallyes.

Porsche renovó, un año más, su compromiso con el segmento clásico y en el marco de ClassicAuto Madrid hizo entrega del premio del III Concurso de Restauración al que concurren los concesionarios de la marca. El galardón se lo llevó el Centro Porsche Madrid Norte por la restauración de un Porsche 356B de 1962 que se exponía en el stand.

La firma alemana celebró, además, el 40 aniversario del 928, un gran turismo coupé, que combinaba la potencia y conducción de un deportivo con el refinamiento y el equipamiento de un sedán de alta gama.

La oferta expositiva de ClassicAuto presentaba joyas de la automoción de marcas como Aston Martin, Mercedes, Jaguar, Mercedes, Hispano Suiza, Rolls Royce y Packard, entre otros.

Pudimos admirar algunas piezas muy especiales como un Mercedes 600 Pullman de 1973, un vehículo de representación de más de seis metros de largo y seis puertas; un Packard 120 Coupe Cabrio de 1936, un vehículo lujoso y exclusivo que encandiló en su momento a políticos, actores y ejecutivos; un Hispano Suiza H6C Sport de los años 20, que se muestra en proceso de restauración con su chasis de madera; o un Isotta Fraschini carrozado por Castagna de 1930.

El Salón de Clásicos acogió una nueva edición de su ya tradicional Concurso de Elegancia, que este año se centró en los automóviles descapotables anteriores a 1955. Concurrieron ocho espectaculares vehículos, pero solo uno podía ser el ganador, y ese honor se lo llevó el Isotta Fraschini propiedad de Francisco Pueche. El premio a la mejor puesta en escena fue para el Chrysler 77 de 1930 de Elías Moreno.

Lo último

Deja un comentario

Síguenos en nuestras redes sociales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies