Seat 600, la restauración de un ‘pedacito’ de la historia de la automoción española

En 1957 la marca española lanza al mercado el Seat 600, que viene a poner casi literalmente al país sobre cuatro ruedas. La influencia de este utilitario con motor y tracción posterior en la vida de los españoles es aún materia de análisis para los estudiosos sociales. No sólo fue el primer coche para muchos conductores: contribuyó a mejorar las condiciones de vida de la población permitiéndole acceder a un grado de movilidad e independencia como no lo había hecho antes ningún producto en España. ¿Quieres ver una restauración de un Seat 600 L Especial? Sigue leyendo.

La aparición del Seat 600 tuvo un efecto modernizador en las calles y carreteras españolas; poco a poco iría desapareciendo el enjambre de microcoches, motocarros y motocicletas, con o sin sidecar, hasta entonces habitual en el paisaje. Porque el 600 era un verdadero automóvil, con su motor de cuatro cilindros, con sus puertas metálicas, asientos para cuatro personas y hasta calefacción.

La expectación generada por el nuevo Seat era enorme. Los pedidos alcanzaron cifras inauditas: en marzo de 1957 la cartera superó las 100.000 unidades  y hubo que cerrar la admisión. El mercado de la época tenía una oferta limitada y las pocas marcas presentes escasa capacidad productiva. Pero la marca española era la empresa mejor preparada del país, y en un año las cifras de producción del 600 se sextuplicaron.

El Seat 600 es un turismo de segmento A. Seat montó este modelo entre los años 1957 y 1973. Además, fue construido bajo licencia Fiat sobre el original Fiat 600 desarrollado por Dante Giacosa. En un primer momento se importaron algunas unidades del modelo italiano, pero pronto la fábrica de Seat comenzó con su producción propia.

En 1957 se puso a la venta en España por 65.000 pesetas (390 euros) y muy pronto se convirtió en el primer coche de muchos españoles. La primera unidad salió de la planta de la Zona Franca de Barcelona el 27 de junio de 1957, con el número de bastidor 100-106-400.001 que se dio de baja en Valencia en febrero de 1985. No obstante, este 600 no fue el primero que se matriculó; el 5 de diciembre del 1957 con matrícula M-184018. La primera unidad que se matriculó corresponde al bastidor 100.106.400.071 y matrícula B-141.141.

Del Seat 600 se fabricaron diversas versiones conocidas como Normal, D, E y L Especial sin contar versiones como la comercial, la descapotable y la Formichetta.

Carlo Abarth no pensó que el 600 se convertiría en uno de los modelos más importantes. Abarth trabajó con el 600 para realizar numerosas preparaciones hasta 1971. Se apodaron 600 ‘venenosos’ por el mítico escorpión de Abarth. Este preparador construyó una nueva planta en Turín de donde salieron multitud de equipos para preparar el 600 de serie para la competición.

Además, en España surgieron otros preparadores del mítico modelo para la competición. Destacan la familia Juncosa, Conti, Nardi, Autotécnica y Speedwell.

En 1973 los trabajadores de la planta de Martorell se despidieron de la última unidad con una pancarta en la que se podía leer ‘Naciste príncipe y mueres rey’. Se llegaron a fabricar 799,149 unidades, de las cuales quedarán unas 8.000 en circulación.

Aunque se fabricaron numerosas versiones del Seat 600, nos vamos a centrar en el Seat 600 L Especial. Se trata de un motor gasolina, de octanaje 86, con cuatro cilindros en línea. Tiene una capacidad de 767 centímetros cúbicos y un par motor de 4,6 mkg DIN a 3.500 rpm. El sistema de arranque funcionaba mediante un clausor anti-robo situado en la columna de dirección.

Está alimentado por un carburador Bressel 28 ICP-6/10 y Solex C28 PIB-3 y bomba de gasolina. El cambio es manual de cuatro velocidad de avance con segunda, tercera y cuarta sincronizadas. Es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 115 km/h.

El dueño de esta unidad lo adquirió el pasado mes de diciembre y ya ha comenzado con su restauración. En un primer momento de la personalización de este ‘pedacito’ de la historia de la automoción española, levantó la moqueta para quitarle una pequeña parte podrida en el piso interior. Posteriormente, se ha colocado una moqueta nueva acorde con el modelo. Además, ha utilizado Dynamat para insonorizar parte del piso y del maletero y evitar, así, que existan ruidos en el interior del habitáculo provenientes del motor y/o exterior.

En próximos días, se instalará Dynamat en los paneles de puerta para conseguir una mayor insonorización en el habitáculo. En cuanto al exterior, el propietario ha cambiado los  neumáticos y las llantas por unas Targa 5×13. Para obtener una mejor visibilidad, el Seat 600 L Especial ahora equipa unos focos Marchal de largo alcance y antinieblas. El volante también ha sido sustituido.

En cuanto a mecánica, se ha bajado 5 cm de delante aplanando la ballesta y se le ha realizado una revisión de filtros, aceites y manguitos.

Además, se le han colocado algunos vinilos para finalizar con la personalización exterior:

En muy pocos meses de trabajo el Seat 600 L Especial ha cambiado bastante ¿qué opináis?

IMG_0041-

 

A pesar de tener 44 años las virtudes de este coche son muchas… sigue estando de moda gracias a un atractivo exterior. Se dice que aquella versión fabricada en España en 1972, se convirtió en uno de los primeros coches de los españoles. Aún así, como todo, y con el paso de los años, también dispone de otras características que se pueden mejorar. Y es ahí donde ha entrado Dynamat Spain.

1 comentario

Deja un comentario

Síguenos en nuestras redes sociales

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies